lunes, 19 de diciembre de 2016

¡COMO UN POEMA DE NAVIDAD!



Como todos los años a estas alturas, escribo un post felicitándoos las Navidades, ¡y este año no iba a ser menos!

En esta ocasión quiero compartir con vosotr@s un poema muy “dulce”, y dadas las fechas en las que estamos, es bastante idóneo, por título y por contenido. Teresa Hernando de Felipe lo compartió en el grupo de “ÁNGELES” del que formo parte y ¡me encanto!...con tu permiso, Teresa ;)


Poema 'Golosinas'
MI ALMA TIENE PRISA

Conté mis años y descubrí que...

Me siento como aquel niño que ganó un paquete de dulces: los primeros los comió con agrado, pero, cuando percibió que quedaban pocos, comenzó a saborearlos profundamente.

Ya no tengo tiempo para reuniones interminables donde se discuten estatutos, normas, procedimientos y reglamentos internos, sabiendo que no se va a lograr nada.

Ya no tengo tiempo para soportar a personas absurdas que, a pesar de su edad cronológica, no han crecido.

 Mi tiempo es escaso como para discutir títulos.

Quiero la esencia, mi alma tiene prisa…

Sin muchos dulces en el paquete…

Quiero vivir al lado de gente humana, muy humana.

Que sepa reír de sus errores.

Que no se envanezca con sus triunfos.

Que no se considere electa antes de hora.

Que no huya de sus responsabilidades.

Que defienda la dignidad humana.

Y que desee tan sólo andar del lado de la verdad y la honradez.

Lo esencial es lo que hace que la vida valga la pena.

Quiero rodearme de gente que sepa tocar el corazón de las personas...

...gente a quien los golpes duros de la vida le enseñó a crecer con toques suaves en el alma.

Sí, tengo prisa por vivir con la intensidad que sólo la madurez puede dar.

Pretendo no desperdiciar parte alguna de los dulces que me quedan.

Estoy seguro que serán más exquisitos que los que hasta ahora he comido.

Mi meta es llegar al final, satisfecho y en paz con mis seres queridos y con mi conciencia.

Tenemos dos vidas y la segunda comienza cuando te das cuenta que sólo tienes una.
Mario de Andrade
(Brasil, 1893-1945)


Así que… ¡a vivir!, que la vida no tiene que ser perfecta ¡para ser maravillosa!

...y es precisamente eso con lo que debemos quedarnos de estas fechas...con estar unidos (aunque por circunstancias, sea en la distancia), con el significado de la familia, con el de la amistad, con la alegría, con la motivación, con no perder la esperanza, con ser tenaz, con ser luchadores y con mantener siempre, siempre...¡¡la ilusión!!

¡Gracias a tod@s por estar ahí, por compartir siempre un poquito de vosotr@s en mis post!


domingo, 4 de diciembre de 2016

¡CAMBIA...PARA CAMBIAR EL MUNDO!



Vivimos en la era del cambio, y cada vez es más evidente, que no sobrevive el más fuerte, sino el que mejor se adecua a dicho proceso, el que se transforma, ¡el que se reinventa!

A pesar de todas estas evidencias, nos cuesta cambiar. Pero es que…¡ni tanto ni tan calvo!...hoy en día impera la frase: “hay que salir de la zona de confort”, aderezada con pautas a seguir que parecen ser extraídas de recetas mágicas para conseguirlo en un abrir y cerrar de ojos. Y como dice Héctor Trinidad, “la sociedad actual nos vende la idea de que es muy “fácil” triunfar sin apenas esfuerzo. Pero de fácil y sin esfuerzo nada. Se puede hacer, claro que sí, pero con preparación, planificación, esfuerzo, constancia y… (¡Leed el libro y sabréis qué palabra va ahí!)" 😊

Todos tenemos la capacidad de resolver problemas y adaptarnos a situaciones nuevas, a circunstancias y retos que se nos plantean, pero es necesario entrenar esa competencia y habilidad.

Yo me niego a conformarme con la mera adaptación, y al ¡ayyy Virgencita que me quede como estoy! No tenemos porqué aceptar las cosas como vienen y resignarnos a pensar que esto es lo que hay y mientras no vaya a peor tampoco me voy a quejar. ¡De eso nada! Tenemos que actuar e intervenir en nuestra propia vida.
En mi caso, más de una vez me he dicho, Laura si no te gusta dónde estás, ¡muévete que no eres un árbol!

En estos momentos vuelvo a sentir que necesito un cambio y que preciso de la energía suficiente para luchar por alcanzar mis sueños y mis retos, ¡sobre todo los profesionales! 

Como he dicho en muchos de mis post, cuántas veces hemos tenido la sensación de que estamos estancados, o personalmente, o emocionalmente, o económicamente, o laboralmente o...¡una mezcla de todos los casos! y queremos emprender un cambio, pero no acabamos de atrevernos. Pues bien, como dice Albert Einstein: "si buscas resultados distintos no hagas siempre lo mismo”

Cuanto antes decidamos que es la hora de acabar con lo que no nos motiva y nos produce frustración, antes podremos dedicar todos nuestros esfuerzos a construir y efectuar esos cambios. Estoy convencida de que el entorno empezará a responder positivamente cuando nos enfoquemos y planifiquemos lo que queremos con claridad.

Y es que cuando hacemos cosas, ¡pasan cosas!, ¡evitemos la comodidad!

¿Y por qué os cuento todo esto?

En el anterior post os presentaba a Héctor Trinidad Quejada, autor del libro CAMBIA…para CAMBIAR EL MUNDO, “un cazador de ángeles en busca de su SUEÑO” 

Hace un mes y poco, recibí un correo de Héctor pidiendo la colaboración a un grupo de personas del mundo de los RRHH y del desarrollo personal, entre las que yo me encontraba, para promocionar su libro. Éste, se trata de un ejemplar de “desarrollo personal orientado al emprendimiento, personal o profesional”.

El procedimiento era el siguiente: él nos enviaba el libro, lo leíamos y, si nos parecía bueno, le ayudábamos en la promoción. De momento más de 71 de nosotros  le dijimos que sí, y de ahí que se nos apode como “ÁNGELES” 

El movimiento comenzó a fluir muy rápido y cada vez iba cogiendo más forma, adhiriendo más actividades e ideas, entre otras ir a la “CAZA de los ÁNGELES” que dijeron sí y conocerlos en persona.

El libro, “se trata de una obra escrita desde lo más profundo de su SER, en la que intenta ayudar a todo aquel que se encuentre en un momento vital en el que no le gusta lo que hace, o que las circunstancias le han puesto en serias dificultades y no sabe cómo reorientar su vida”. 

Comparto con vosotros la sinopsis del libro tal y como nos la presentó Héctor:

“Todos tenemos SUEÑOS que, de una manera u otra, no llegamos a cumplir. Este hecho nos genera frustración porque la sociedad actual nos da a entender que la lucha por esos SUEÑOS es algo muy fácil que todos podemos conseguir sin apenas esfuerzo.
Pero, ¿de verdad es tan fácil como nos lo quieren hacer ver?
Te aseguro que no, y te lo digo desde la experiencia de alguien que, hace ya más de siete años, decidió de manera INQUEBRANTABLE comenzar ese camino de lucha por sus SUEÑOS.
Aunque mi camino está siendo apasionante, te aseguro que no es nada fácil y, echando la vista atrás, me gustaría haber tenido una guía que me dijera todas las cosas que debía tener en cuenta.
Ese es el motivo que haya escrito este libro para ti, para que juntos comencemos un CAMINO por la LUCHA POR TUS SUEÑOS, y lo haremos en dos fases:
-     Una primera en la que realizarás un proceso de AUTOCONOCIMIENTO, fundamental para que tengas herramientas que te hagan superar TODAS las dificultades que te encuentres en el camino.
-     Una segunda en la que diseñarás, de manera estructurada, un PLAN que será tu MAPA DEL TESORO, el cual deberás seguir para conseguir tu OBJETIVO.
(Héctor Trinidad Quejada)


Héctor nos retó a leer el libro y nos dijo que al que primero lo terminara lo obsequiaría con el primer libro que saliera impreso del “horno”, con su dedicatoria. ¡Concha Zancada fue la ganadora del reto!

Actualmente yo ya me he leído el libro, y aunque no gané ese reto, gané otro. 😊

Os cuento:

Cada uno de los “Ángeles” elegimos un día para publicar, a medida que fuéramos leyendo el libro, lo que se nos ocurriera en referencia a éste y así apoyar en la promoción. Yo elegí el 04/12/2016 para publicar una reseña del libro en mi blog. Pero a medida que iba leyendo el libro, se me iban ocurriendo mil cosas, y pensé en publicar un post previo a la fecha, para dar a conocer la parte HUMANA del autor, presentar a Héctor en “sociedad” y ¡dejar la miel en los labios hasta la fecha de la reseña! De aquí que surgiera la idea de la entrevista publicada el 21/11/2016. 
Héctor me lanzó un nuevo reto, y me dijo que si conseguía sorprenderle me mandaría el libro impreso a casa, y… ¡RETO CONSEGUIDO!, ¡¡¡que ilusión!!!



Desde mi punto de vista es un libro más que fantástico, de lectura amena y entretenida, cercano, real (os sentiréis identificados en casi todas las situaciones expuestas), perfectamente estructurado, práctico (Héctor plantea una serie de ejercicios que nos ayudan a conocernos mejor, a practicar el control de nuestras emociones, a planificarnos…) y sobre todo hace que nos prestemos atención, que pasemos tiempo a solas con nosotros mismos y que nos planteemos muy en serio luchar por nuestros sueños, hacer algo grande. Y según Héctor (yo lo comparto), no podemos hacer algo grande si no cambiamos nosotros


Así que,  después de contaros todo esto, de poneros en situación y de deciros que si sois de los que sueñan muy alto y queréis un cambio, y por qué no, cambiar el mundo, ¡os animo de corazón a que leáis el libro!, no os arrepentiréis, ¡palabra de ÁNGEL!

Comparto un enlace donde podéis comprarlo, ¡sería un fantástico regalo de navidad!

Además lo podéis encontrar en AMAZON y en la CASA DEL LIBRO

¡Vamos! uniros al movimiento de cambio, ¡CAMBIEMOS...PARA CAMBIAR EL MUNDO! 

lunes, 21 de noviembre de 2016

¡DESCUBRIENDO A UN CAZADOR DE ÁNGELES!









En este post, voy a tratar de “desvestir humanamente” a Héctor Trinidad Quejada.

Aunque leyendo su libro, es factible atisbar la parcela más personal y privada de Héctor, hasta que tengáis la oportunidad de leer “CAMBIA…para CAMBIAR EL MUNDO” (en el siguiente post os hablaré de tal ejemplar) ¡os quiero dejar con la miel en los labios! y me gustaría mostraros, desde un tono “coloquial y directo”, la parte humana y más cercana del autor del libro, “un cazador de ángeles en busca de su SUEÑO”  

Como Héctor me trasladó, y para poneros en antecedentes, “se trata de una obra escrita desde lo más profundo de su SER, en la que intenta ayudar a todo aquel que se encuentre en un momento vital en el que no le gusta lo que hace, o que las circunstancias le han puesto en serias dificultades y no sabe cómo reorientar su vida”.

¡Vamos allá!

Y… ¿qué es eso de “cazador ángeles”, Héctor?

Hace aproximadamente un mes le pedí a una serie de referentes del mundo de los RRHH y el desarrollo personal ayuda para promocionar mi libro. El mecanismo es muy fácil, yo se lo enviaba, ellos lo leían y, si les parecía bueno, me ayudarían en la promoción gracias a su “influencia”. De momento 71 de estos grandes referentes me han dicho SI, ellos son mis ÁNGELES, y como han dicho que SI sin conocerme en persona, me voy a su caza, para verlos, darles las gracias y un abrazo, por eso “Cazo Ángeles”

 ¿Cómo surgió la idea de escribir “CAMBIA…para CAMBIAR EL MUNDO”?

Porque todos tenemos algo extraordinario que regalarle al mundo, pero no tenemos valor de sacarlo hacia afuera. Además, la sociedad actual nos vende la idea de que es muy “fácil” triunfar sin apenas esfuerzo. Por eso yo quiero tumbar ambas cosas que considero que no son ciertas:

En primer lugar, claro que podemos hacer cosas INCREÍBLES y EXTRAORDINARIAS y ser FELICES VIVIENDO LA VIDA QUE QUEREMOS.
- De fácil y sin esfuerzo nada. Se puede hacer, claro que sí, pero con preparación, planificación, esfuerzo, constancia y…(lee el libro y sabrás qué palabra viene aquí)

¿Qué les dirías a los lectores de esta entrevista acerca de “CAMBIA…para CAMBIAR EL MUNDO”?

Que lo lean y que lo SIENTAN, que se dejen llevar por la aventura que he preparado para ellos, que disfruten cada línea, cada pregunta que les voy a hacer, que sean sinceros consigo mismo, que dediquen unas horas de su vida a reflexionar sobre sus respuestas y que, al finalizarlo…se comprarán un gran cuaderno…seguro.

¿Cuál es la mayor locura que has cometido en tu vida, o…la qué te gustaría cometer?

Jajaja, es que yo creo que lo que hago no son locuras, otros sí lo ven así, pero yo no. (mi hermano dice que le doy una vidilla a la vida)
Creo que mi gran locura está por llegar…y llegará. 
Mientras tanto…lo que otros llaman locuras, yo lo llamo vida.

¿Cuál ha sido tu mayor atrevimiento en la vida? 

Vivir mi propia vida, la que quería vivir, tomar la decisión INQUEBRANTABLE y hacerlo.

¿Cuál es tu palabra favorita? , y ¿cuáles son las palabras que más usas? 

Mi palabra favorita es PERSONAS, y las que más uso, depende si estamos hablando en el ámbito personal o profesional.

En el ámbito personal: amor, por favor, gracias, lo siento, te quiero, enhorabuena, que bonito, qué chula, guapa…(es que tengo dos niñas de dos años)

En el ámbito profesional: pasión, comunicación, ilusión, empatía, amabilidad, liderazgo, entrega, futuro…y cambio, siempre cambio.

¿Cuál ha sido la última vez que has llorado?

Jo, resulta muy curioso que me hagas esa pregunta, porque yo soy muy llorón, pero antes de cambiar mi vida, lloraba de rabia, de frustración, de impotencia, de ira…Ahora lloro, pero distinto, sobre todo de emoción. 
¿La última? Ah si, este verano en Oropesa del Mar, cantando en un karaoke “Resistiré” del Dúo Dinámico (esa canción significa mucho para mí)

¿Qué aprecias más de tus amigos y familia? 

Que me apoyan, aunque muchas veces no me entienden.

¿Qué es para ti la felicidad perfecta? 

Hacer sonreír a los demás, a mis hijas, a mi mujer, a mi familia, a mis amigos, mis compañeros, mis alumnos, mis clientes, a cualquier persona con la que me relacione…directa o indirectamente. Ojalá pudiera hacer sonreír a todo el mundo (sonreír, no reír de contar chistes).

¿Qué o quién es el amor más grande de tu vida? 

Mis dos hijas, Noa y Alexandra, Alexandra y Noa.

¿Qué es lo que más te disgusta de ti mismo?

Que aunque lucho porque cada vez se produzca menos, el MIEDO me sigue paralizando…a veces.

¿Cuál es tu miedo más grande? 

Jajaja, si lees el libro lo sabes, lo cuento con detalle, y es verdad, aunque no te lo creas.

¿Cuál ha sido la situación más embarazosa de tu vida?

Uy, he tenido muchísimas en las que he dicho “tierra trágame”, pero cuento mucho una en la que era el presentador de la función de Navidad en el teatro municipal de mi ciudad, tenía preparado un guion de 2 minutos entre acto y acto, y en uno de los cambios se cayó el decorado, por lo que tuve que improvisar durante 15 minutos, delante del telón, en 15 centímetros de suelo, ante 800 personas, mientras lo arreglaban.

En ese momento decidí hacerme especialista en comunicación y en “cómo hablar en público”, no quería que me volviera a pasar.

Si fueras invisible por un día, ¿qué sería lo primero que harías?

Si me lo hubieras preguntado hace 20 años te hubiera dicho robar un banco o espiar a alguna chica desnuda. Hoy haría dos cosas, ayudar a alguien sin que lo supiera y gastar alguna broma a algún amigo (o a mi hermano).

¿Qué es lo que más detestas?

La desigualdad social tan obscena que existe en muchos lugares de este planeta.

¿Cuál es la cualidad que más te gusta en las personas?

La empatía, todos queremos tenerla y casi nadie la tiene.

¿Cuál es tu estado emocional más común? 

Hace 10 años te hubiera dicho que estaba bastante bipolarizado. Ahora…equilibrado, aunque siempre tiendo al optimismo, pero sin euforia.

¿Desearías tener algún talento en especial?

Cualquiera que me permitiera desarrollar mi lado artístico, ha estado reprimido muchos años.

¿Qué virtud consideras que está más sobrevalorada? 

La prudencia.

¿A qué persona admiras? 

A mis hijas, a las dos, las admiro y las miro, y no me canso de hacerlo. Admiro su determinación, su valentía, su coraje, su ilusión por las cosas pequeñas, por todo lo nuevo…y me siento totalmente responsable de que SIEMPRE tengan ese brillo y esa ilusión.

¿A qué personaje histórico admiras?            

No creo en grandes líderes, ni en grandes mitos, solo creo en PERSONAS, no creo que ningún personaje histórico hubiera podido conseguir NADA solo, por eso siempre pondría en primer lugar a todas las personas que hacen que las cosas sean posibles, que son todas las personas que siguen a los que salen en los libros, pero que fueron los que hicieron que las cosas fueran posibles.

¿Cuál es tu lema?

Sueña alto, muy alto…cambia y cambia el Mundo.

¿Cuál consideras que ha sido tu mayor logro hasta ahora? 

Mis dos hijas, sin lugar a dudas.

Y por último, aunque si quieres continuamos otro día, ¿qué esperas de este libro?

Que cambie la vida del que lo lea y que después, comience a cambiar…para cambiar el mundo.


¡Gracias Héctor!, ha quedado una entrevista genial, sincera e íntima ¡estoy convencida de que el objetivo de ésta se alcanzará con creces! Me alegra que “te haya hecho pensar, y no sobre el libro, sino sobre ti”

Para finalizar, he de decir que yo tengo el placer de ser uno de “los ángeles de Héctor”. Y antes de empezar a leer el libro, ¡supe que iba a ser bueno! Actualmente estoy llegando a final y corroboro mi pensamiento.  

La verdad es que me está dando mucho que pensar, y sinceramente, estoy en un momento en el que ¡necesito un cambio y preciso de la energía suficiente para luchar por alcanzar mis sueños, sobre todo profesionales! Uffff y si lo pienso, tengo muchos mini-sueños más por alcanzar… ¡ayyy necesito mucha planificación, no tengo tiempo! Jejeje 

Lo que tengo claro es que principalmente es necesario un cambio de actitud, y eso es lo que me parece más delicado, ya que requiere de un proceso de análisis y autoconocimiento riguroso, así como práctica y la gestión correcta de las emociones. En el libro Héctor plantea una serie de ejercicios que nos ayudan con esto. 

Como dice Teresa Hernando de Felipe, (otro de los ángeles), este libro “nos está encontrando a cada uno de nosotros en momentos personales diferentes.” 

Estoy encantada de formar parte de este cielo por el que transitamos, de momento 71 ÁNGELES. ¡Me está aportando un gran enriquecimiento personal y una motivación extra! y espero en algún instante, poder coincidir personalmente con ellos y con el artífice de éste movimiento para “CAMBIAR EL MUNDO”: Héctor Trinidad Quejada. 

¡Propaguemos el virus entre tod@s!





jueves, 18 de agosto de 2016

UN POCO DE RESPONSABILIDAD, ¡POR FAVOR!


“Es fácil esquivar nuestras responsabilidades, pero no podemos esquivar las consecuencias de esquivar nuestras responsabilidades”.-Josías Charles Stamp.




Hace unos meses, Belén Claver me hizo una entrevista para el apartado de su blog Mujeres con Recursos y me preguntó ¿qué tópicos sobre RRHH te gustaría desmitificar?

A lo que yo respondí:

“Desmitificaría sobre todo los que nos etiquetan como el enemigo”. Los profesionales de RRHH no tenemos asignado únicamente el rol de los despidos, los que bajan el sueldo, o los que no lo suben, de hecho muchos de nosotros nos centramos en buscar estrategias de motivación y contratación. Considero que esta imagen tan negativa está obsoleta y sacada de contexto.
Habría otros tópicos muy generalizados, como que descartamos indiscriminadamente currículums, que existe ausencia de feedback de las entrevistas o que somos meros gestores administrativos.
Como en todo, hay diversidad de opiniones, buenas y no tan buenas. Lo que está claro es, aunque suene típico, que no se puede generalizar ni etiquetar. Tenemos que ampliar nuestra visión de las cosas y no quedarnos con los tópicos, por lo menos sin contrastar. Cada persona y cada profesional es un mundo, y como es lógico habrá quien actúa impecablemente y quién no.

Tratando de mostrar la cara amable de los RRHH, haré un inciso acerca de la necesidad de responsabilidad, compromiso y seriedad profesional, aplicable a todas las personas por igual, tanto a las que tienen empleo como a las que lo buscan. Es de urgente necesidad que las personas tomemos conciencia de la importancia de implicarnos y ser formales con las vicisitudes y obligaciones que la vida nos plantea. Siento decir que últimamente tanto en el entorno laboral como en el personal, me encuentro con personas con un escaso sentido de la responsabilidad y me atrevería a decir, con una falta de madurez preocupante.

Quizá a veces me expreso de forma que puede parecer tremendista, lo sé, pero es que de todas las condiciones básicas y necesarias como personas adultas que somos, considero de suma importancia la RESPONSABILIDAD Y LA EDUCACIÓN, pero no la educación académica en sí misma, si no la educación que te aporta el crecimiento personal, la que te aporta el ser consecuente con nuestros actos, la experiencia que nos aporta la vida, la que te aporta el ser respetuoso con los demás y en definitiva, la que nos aporta el valorar a los demás como nos gustaría que nos valorasen.

Considero que, comprender que la responsabilidad es un valor y entender la necesidad de asumir distintas responsabilidades en cada momento y circunstancia de la vida, es de vital importancia.

Vivimos en un mundo cada vez más egoísta, donde hay una diferencia radical entre las clases sociales, donde se valora el trabajo de ciertos profesionales y el de otros parece no ser importante, donde las empresas piensan en sus intereses más que en el bien común, donde muchas personas no respetan, critican las opiniones y los estilos de vida ajenos. Vivimos en un mundo egocéntrico, en el que se desvaloriza a muchas personas, sus necesidades, su trabajo. Vivimos en un mundo deshumanizado, llegando a un punto que parece que ya no nos asombren las atrocidades e injusticias que a diario se cometen, y no nos asombran ni asustan porque se ha vuelto habitual y la costumbre insensibiliza los sentidos y los sentimientos hasta casi neutralizarlos.

Creo que hay un ambiente generalizado de desmotivación y se nos olvida cómo y lo que es vivir.

La motivación es una herramienta para alcanzar el éxito. Estar motivado significa estar preparado para actuar. Podemos saber cada ítem acerca de cómo alcanzar el éxito, pero es necesario actuar para conseguirlo. ¡Vivimos en un mundo donde sólo unos cuantos luchan y actúan por cambiar las cosas!

Puede sonar demagogo, pero como siempre reivindico, ¡entre todos tenemos que conseguir estar motivados y actuar!

Debemos creer en nosotros y en lo que podemos alcanzar, disfrutar de todo al máximo, cuidar lo que tenemos, ser nosotros mismos, querernos, provocar que las cosas sucedan, dar las gracias, ser sinceros, escuchar y comprender a los demás, evitar las preocupaciones innecesarias, sobre todo aquellas que no está en nuestras manos resolver, reconocer y alagar el trabajo bien hecho de quien nos rodea, transmitirlo a quien corresponda…En definitiva, debemos evitar la frustración con nosotros mismos, actuar en las áreas de nuestra vida que requieran mejoras y tomar una decisión,  cambiando nuestra conducta, y sobre todo, enfrentándonos a la causa que produce esos desajustes.

En una ocasión leí, “hay que globalizar el bien, la solidaridad, el amor al prójimo, el autodesarrollo individual y la responsabilidad social integral. Y ésta, es tarea de cada persona y de la humanidad en conjunto” 

Como decía Confucio, "La vida es muy simple pero insistimos en hacerla complicada", ¿no creeis? 


¡Espero vuestras opiniones! :)


lunes, 13 de junio de 2016

MUJERES CON RECURSOS


Hay un cambio evidente en el sector de los Recursos Humanos, y es entre otros, que cada vez hay más mujeres a todos los niveles. 

Dado que no ceso en mi actividad y por qué no, en la búsqueda de nuevos proyectos, al hilo de ésto, comparto con vosotros la entrevista que me realizó Belén Claver para su blog en el apartado de MUJERES CON RECURSOS. El intercambio de opiniones y la aportación de información de mujeres del sector de los RRHH me parece una iniciativa muy interesante y más todavía poder participar en ella. ¡Disfruté mucho elaborando las respuestas y espero colaborar en muchas más iniciativas como ésta! ¡Gracias Belén!


lunes, 16 de mayo de 2016

EL TRABAJO BAJO PRESIÓN, ¿PUEDE RESULTAR DAÑINO PARA LA SALUD?




¿Puede resultar dañino para la salud trabajar bajo constante presión?


¡Yo contestaría que sí! ¿Vosotros que creéis?

Hace un tiempo descubrí a través de las redes sociales a Víctor Kupper, un auténtico crack que en 10 minutos de conferencia transmite una energía y un buen rollo increíble acerca de cómo tomarnos la vida.

Actualmente estoy leyendo su libro y es genial la forma en que expone que “hay que vivir la vida con sentido”. Aporta una enorme inyección de energía, sensatez y optimismo, que por lo menos hace que te pares a pensar y medites acerca de tu realidad.

Según Víctor (cito textualmente): “vivimos en una época en la que todo es para ya y en la que vamos demasiado rápido. Caminamos rápido, conducimos rápido, hablamos rápido, comemos rápido. Eso no lo vamos a cambiar, pero si podemos, ante este entorno, reivindicar espacios para parar, para pensar, para no ir como pollos sin cabeza por la vida. Pararnos debería permitirnos darnos cuenta de lo que es importante, saber diferenciar entre lo prioritario y lo secundario. Y lo importante son siempre nuestras relaciones personales más importantes, la familia, los amigos. Al final, lo más importante en la vida es que lo más importante sea lo más importante, y es responsabilidad personal de cada uno saber ordenar y equilibrar su vida en un entorno que no ayuda pero que no vamos a cambiar individualmente. El estrés, la ansiedad y la depresión nos dominan cuando nuestra vida es descontrolada y sin sentido. Cada uno tiene que encontrar el sentido en su vida y que éste sea la brújula que le ayude a no perder el norte en un entorno de locos y chiflados. La única vida que tiene sentido es una vida con sentido, y el sentido de la vida se encuentra si uno busca momentos de silencio, de pausa, de reflexión.”

Y es que hoy en día, es cierto, ¡vivimos acelerados y bajo mucha presión!, diría que prácticamente en todos los entornos de nuestra vida.

Actualmente el ambiente laboral demanda mayor demostración de competencias. La fuerte presión de: “hay cientos de personas esperando la oportunidad que tú tienes” es evidente y condiciona ciertos aspectos laborales. 

El trabajo bajo presión es el pan nuestro de cada día con el ritmo de vida que nos demanda el entorno. En la actualidad, la capacidad de trabajar bajo presión se ha convertido en requisito preciso e imprescindible a la hora de seleccionar a un candidato, se presenta como una virtud a tener muy en cuenta

En mi opinión, el trabajo bajo presión, a la larga puede implicar resultados negativos. No quiero decir con esto que no sea capaz de trabajar bajo presión y que descarte hacerlo. Evidentemente siempre existirán momentos de tensión y de cumplimiento de plazos, pero considero “peligroso” que se convierta en rutina diaria. El desarrollo de toda tarea o actividad de tipo laboral ya implica una dosis con mayor o menor presión, generada por la incertidumbre sobre el éxito o fracaso que constituya el resultado. Un buen trabajador aplica el grado de responsabilidad que ha de emplear en sus funciones y trabaja por sacar delante de la forma más eficiente su trabajo.
Considero que la mayoría de las veces ese grado de presión aumenta cuando de repente parece ser que el trabajador tiene súper poderes, 30 manos y 4 cerebros para hacer que todo suceda en el momento preciso en que se pide. Y es que entre otras, la falta de inversión en recursos humanos carga al escaso recurso que tengas.

Sin embargo, los responsables de algunas empresas deben entender la presión como un método en sí mismo para aumentar la productividad o rentabilidad de sus empleados.

La “manía actual” de demandar profesionales senior para puestos junior, con salarios junior y cargarlos de responsabilidades y de trabajo, a la larga también repercutirá de forma negativa en su rendimiento, en su motivación y en su autoestima, repercutiendo por tanto en los resultados deseados de las empresas. Esto a su vez genera un impacto negativo tanto en la compañía como en los clientes de ésta.

El hecho de que considere que trabajar bajo presión pueda implicar resultados negativos, es porque por ejemplo,  hoy en día, y cada vez más, dado el escenario laboral en el que nos encontramos, se aumentan los niveles de exigencia con la misma recompensa por la labor realizada, incentivo entendido no sólo en su aspecto económico sino además conciliador y emocional, provocando una situación de insatisfacción que, evidentemente, repercute de forma negativa en su rendimiento.

Otro peligro de aumentar y aumentar las cargas de trabajo, limitar los plazos y cargar de responsabilidades, genera una presión al empleado, que puede repercutir en un clima de tensión en lo que a las relaciones personales y laborales se refiere. Cuanta más presión domina nuestra tarea, más propensos podemos ser a expresar malas contestaciones, a discutir con los compañeros, a bloquearnos sin saber hacia dónde ir y no alcanzar nuestro objetivo, llegando incluso a no gustarnos y ver como una tortura nuestro trabajo...alcanzado ese punto, es bastante complicado rendir como un empleado con motivación e ilusión. 

No obstante, y dado que no se puede generalizar, no voy a ser tan crítica con todas las empresas, puesto que no todas gestionarán su actividad y sus recursos de la misma forma. Hay empresas que por supuesto tienen una irreprochable organización y una estupenda política de RRHH, en las que aunque la carga de trabajo sea elevada, cuidan a sus trabajadores y recompensan su valía de forma justa, por su formación, experiencia, funciones desarrolladas, competencias y logros obtenidos; esto ya supone una inyección de motivación que junto con la pasión por su trabajo hace que el trabajador marque la diferencia y vaya en sintonía con la empresa.

He de decir también, que en nuestra mano está la forma de gestionar la ansiedad generada por la carga del trabajo y saber hasta dónde podemos llegar. Hoy en día, como he comentado y como dice el crack Víctor Kupper, esto no lo vamos a cambiar, pero es responsabilidad personal de cada uno saber ordenar y equilibrar nuestra vida en un entorno como el actual. No podemos dejarnos dominar por el estrés, la ansiedad y la depresión… ¡hemos de tratar de cambiar el chip!
Debemos aprender a canalizar esa ansiedad generada por la presión, transformarla en positivo y aprender de ella.

Aun así para finalizar el post, saco de nuevo mi vena reivindicativa, que quizá no gusté y no sirva de mucho, pero para mí es justa y canalizadora.

¡Los empleados son la base de la gestión y los resultados de las empresas, por lo que son de vital importancia y el recurso más preciado, así que para poder fidelizar clientes, primero se debe comenzar por fidelizar a los empleados!